jueves, 22 de septiembre de 2016

VII Torneo de La Armada, crónica y (malas) fotos

   Pues un año más, hemos sobrevivido al torneo de La Armada, y ya van 7 años consecutivos.

   Este año, como mayor novedad, decidimos jugar solo dos partidas a 1750 puntos. Hay que tener en cuenta que en este torneo suele haber participantes que apenas juegan y alguno incluso se ha saltado unas cuantas ediciones.

   Jugaríamos dos misiones con objetivos tácticos, la primera premiaba el controlar objetivos al final de la partida; y la segunda añadía un punto por unidad y personaje destruido (Aniquilación de toda la vida, vaya). Los enfrentamientos se concertaron por retos en el propio foro, para asegurar que te enfrentabas a nuevos rivales o al menos subsanabas viejas rencillas. Las bases completas podeis consultarlas en el propio hilo del foro.

   Este año la parte de "Campaña" estuvo flojita, apenas nos limitamos a crear dos bandos y poner un objetivo aleatorio en cada ronda que daba +3 puntos a la clasificación general y el bando propio.

   Cuando me enteré que Filantropolo acudía con sus 4 Caballeros Imperiales de la casa Armatvs, no podía dejar pasar la oportunidad de enfrentarme a tan maravilloso ejercito.

Los Caballeros de Filantropolo son un espectáculo sobre la mesa.
   Fue un autentico desafío enfrentarse a cuatro Caballeros Imperiales, con la formación que llevaba sumaba +1 a sus escudos si estaba a 3 pulgadas de otro Caballero, y uno de ellos ejercia de Señor de la Guerra con sus atributos mejorados. Su ejercito lo completaba dos unidades de Exploradoras, dos Land Speeder Tormenta y un Biblio.

   Mi lista era la que ya publique en este mismo blog.

   La idea era lanzar a los Dragones en plan kamikaze contra el Caballero más cercano, mientras mi propio Caballero Espectral, el Prisma, el Serpiente y el Falcon concentraban el fuego en un Caballero tras otro. El resto del ejercito se dedicaría a tomar objetivos y eliminar todo lo que no fuese un andador superpesado.

Mi desenfocado despliegue.

   Empezó mi rival, que avanzó usando el edificio central como eje (desplegábamos por cuadrantes) y tomaba todos los objetivos posibles, con las exploradoras los de su cuadrante y con los Caballeros los objetivos más avanzados. Su primera ronda de disparos se centró en las motos más adelantadas, pero las tiradas de esquivo les salvaron de lo peor y de tres motos solo pudo derribar una, aunque las supervivientes decidieron huir vilmente.

   Su Señor de la Guerra usó su mega cañón de asalto para destruir dos brujos, y los Land Speeder Tormenta intentaron sin éxito derribar el Falcón de los Dragones.

La Casa Armatvs avanza
   El avance en cohorte de los Caballeros me había achicado mucho el espacio, pero también les había acercado peligrosamente al Falcón de los Dragones, que tras esquivar varios disparos solo había perdido un punto de estructura. Aproveché la oportunidad para desembarcar, correr y descargar los rifles de fusión sobre el Caballero más cercano, que voló por los aires en una apocalíptica explosión que mató a todos los Dragones menos el Exarca. Había hecho Primera Sangre volando un Caballero, no iba mal la cosa.

Victoria o muerte. O ambas, que demonios.
   El resto de mis tropas o bien turbearon para ir tomando posiciones o movieron y centraron sus disparos contra el Caballero Warden que era su señor de la guerra, aunque sus escudos le protegieron de todo daño. Por objetivos la partida no iba precisamente bien, de hecho al final del primer turno perdía por 5-1 si no me falla la memoria.

El Exarca Dragón haciéndose el valiente.

   Tras la caída de uno de los Caballeros, la Casa Armatvs empezo a cerrar el cerco. Mis Lanzas habían turbeado hasta detrás de sus lineas con la idea de dividir sus fuerzas e ir eliminando a las exploradoras que campeaban por allí. Para evitarlo, las dos escuadras de exploradores se posicionaron para fusilar a los lanzas, si bien sus disparos fueron bastante ineficaces y solo pudieron eliminar un lancero.

   Los Land Speeder tormenta fueron tomando objetivos. mientras los Caballeros habrían fuego, el Señor de la Guerra Warden avanzó todo lo que pudo y descargo su lluvía de fuego contra Viz´nta y el brujo que quedaba, que sin el poder Fortuna (no me tocó) cayeron rápidamente.

Los Caballeros buscan venganza.
    No tuvieron tanta suerte las exploradoras, que asaltaron a los Lanzas muriendo entre el fuego defensivo y el cuerpo a cuerpo posterior. El Caballero Gallant asaltaba al Falcón, destruyéndolo; y como colofón, el Warden asalto al solitario Exarca Dragón Llameante matándole con facilidad. (Polo tenía que completar tres asaltos para sumar 2 puntos).

El flanco sur prácticamente desaparecido.
   Ya en mi turno, maniobre las motos con Cañones Shuriken para fusilar al solitario Bibliotecario, los Lanzas se posicionaron para eliminar a las Exploradoras restantes; y el resto del ejercito tomo distancia con los Caballeros para disparar todo lo que tuvieran contra ellos. El Señor de la Guerra Warden fue el que se llevo toda la potencia de fuego, pero sus pantallas le protegieron de todo mal; las motos con cañones Shuriken eliminaron al Bibliotecario, mientras los Lanzas Brillantes eliminaban a las exploradoras con facilidad durante el asalto.

   Gracias al buen turno de disparo, a estas alturas pude empatar la partida a 5.

Un turno fructífero.
   Los Lanzas Brillantes habían demostrado ser una amenaza seria, por lo que el Caballero Paladín dió la vuelta y se dirigió hacía ellos, aunque por fortuna el Cañón térmico erró el disparo. El Warden avanzó a toda maquina hacía el Caballero Espectral, pero descargo su temible arma contra la unidad de motos con Cañón shuriken, borrándola del cielo de un plumazo. El Gallant usaría su rifle de fusión para hacer un interno al Prisma, pero por fortuna el arma que dejo destruida fue el cañón shuriken.

   Mientras, los Land Speeder Tormenta seguían operativos, uno tomo un objetivo y el otro eliminó a una solitaria moto que aún sobrevivía.

   Ya en mi turno, el Prisma(que había esquivado) se alejo todo lo que pudo del Gallant, el Serpiente y el Señor Espectral también tomaron distancia y siguieron concentrando el fuego sobre el Señor de la Guerra rival, esta vez sus pantallas no fueron tan efectivas y perdió 4 puntos de estructura. Los Lanzas intentaron destruir al Land Speeder, pero sus shuriken rebotaron contra el blindaje.

         Era un turno vital para los Caballeros, que siguieron avanzando hacía mis tropas. El Caballero Paladín consiguió eliminar a los Lanzas Brillantes, aunque el Warden y Gallant no pudieron hacer mucho daño, si se las apañó para reducir al mínimo la distancia con mis tropas. El Land Speeder tocado cogió un objetivo cercano al Serpiente y el otro Land Speeder tomaba el objetivo de campaña con poca intención de moverse en lo que quedaba de partida.

El combate épico era inevitable
   El Serpiente descargo a los Vengadores con la sana intención de saturar al Land Speeder dañado y derribarlo, ya que tenía que tomar ese objetivo. El  propio Serpiente y el Prisma abrieron fuego contra el Warden, con la esperanza de destruirlo y que los cañones pesados D del Caballero Espectral pudieran ocuparse del Gallant; pero fallaron tanto los tanques como los citados cañones.

   No quedaba más remedio que ocuparse de forma más intima del Warden, el Caballero Espectral cargó y pudo eliminar al Señor de la Guerra rival, pero en la explosión de este se llevo dos heridas. Los Vengadores no estuvieron a la altura y no pudieron eleminar al Land Speeder, perdiendo un punto vital.

   Los Caballeros clamaban venganza por su Señor de la Guerra, y se la tomaron. El Caballero Paladín destruía al Serpiente, y el Gallant cargaba contra mi propio Caballero, quitandole dos heridas por un solo punto de estructura. El Land Speeder tocado tomaba el objetivo de campaña mientras su compañero iba a otro objetivo vital en ese momento

   La partida agonizaba, los Vengadores intentaban derribar al tres veces maldito Land Speeder, fallando de nuevo, mientras el Prisma fallaba su disparo contra el Caballero Paladín, en la fase de asalto. El Gallant acabó finalmente con mi Caballero Espectral, usando sus guantes de combate para lanzar los restos contra el Prisma, derribandolo y dando un épico final a la partida.

   Otra partida contra Polo y otra derrota, a este jugador solo le he sacado un empate por objetivos (que por las condiciones añadidas de la misión fue una derrota) y otra vez se me había escapado. Es un rival muy duro, difícil de engañar con cebos, o que cometa errores; aunque es mejor persona que jugador, que ya es mucho. Sea como sea, derrota por 10-7.

   Pero no eramos los únicos jugando, claro...

Los Eldar oscuros de Buhó se volvían a enfrentar a los Ultramarines de Keyan...

... y de nuevo salieron derrotados.
Otro Caballero Imperial, el de Gorgoroth, recibía su bautismo de fuego contra Lord Príncipe.
Los Águilas Rojas de Lu se enfrentaban a la cohorte necrona cedida por Tulark a Redentor.
Había otro Caballero "Imperial" que tenía su bautismo de fuego, el ultramolón Caballero Necron de Tulark.
El elegido para el debut de la la creación de Tulark, serían los Ángeles Sangrientos de Bairon
   Con la primera ronda acabada, era hora de comer. Este año decidimos jugar solo dos partidas a 1750 (en vez de dos a 1500) y creo que fue un acierto. Casi todos acabamos las partidas y nos ahorramos bastantes agobios recogiendo, desplegando y demás. Creo que incluso se puede aumentar a 1850 sin problemas.

   Tras pegarnos con la tablet-carta del restaurante chino, tomar un café y contar las anécdotas de la mañana; fuimos a jugar la segunda ronda.

   Mi rival de segunda ronda era Bairon, con quien no había jugado nunca. Resulto ser un rival muy agradable, con ganas de divertirse y una lista de Ángeles Sangrientos bastante curiosa. Además, aunque su ejercito esta sin acabar, tiene piezas muy bien pintadas como la Compañia de la muerte, un Sargento con puño que me dejo prendado o el Dread Furioso.

    Llevaba, si no me falla la memoria, 3 Biblios asignados en varias escuadras, dos de exploradores con capa (una de ellas rifle de francotirador), dos de Devastadores (una con Cañones de plasma y otra con Bolter pesado), 5 motos con Grav y combi-fusión, dos escuadras de asalto en capsula (ambas con uno de los Biblios asignados), un Dread Furioso en capsula y otro Dread psíquico también en capsula. Y por supuesto, una Compañía de la Muerte con Capellán.

   En esta partida se me paso hacer fotos, se me paso completamente, por lo que solo tengo una imagen que tomo mi rival (sorry). El escenario era con cartas de objetivo y "Aniquilación".

   Desplegué primero y jugaba primero, puse al Caballero en el centro del tablero rodeado de los tanques, una de motos pequeña con la Vyper en mi flanco derecho con los Lanzas "uniendoles" al centro; en el otro flanco las otras dos unidades de motos y el Consejo como bisagra.

   Mi rival colocó las dos unidades de Devastadores en sendos edificios de su lado, uno en cada flanco. Las motos en un bosque centrado en su área de despliegue, y los exploradores tomando el edificio central. Los francotiradores en mi flanco derecho sobre otro edificio más cerca de su despliegue. El resto llegaría en las dos cápsulas iniciales y en despliegue rápido desde la reserva.

   Quería aprovechar que medio ejercito de los Ángeles Sangrientos estaba en órbita para hacer todo el daño posible en los primeros turnos, y luego poder ir cazando sus tropas según llegasen. Como tenía que hacer rompe-lineas en el primer turno para sumar un punto, "sacrifique" una de motos pequeña colocándolos justo detrás de los Devastadores de mi izquierda (los plasmeros), para presionar más, los lanzas hicieron turbo para colocarse justo delante de los mismos Devastadores, así tendrían que elegir objeivos.

   El caballero avanzaría por la derecha del edificio central directo a sus lineas, mientras los tanques lo bordeaban por la izquierda para cubrirse con él. Solo el Falcón se quedo en el área de despliegue esperando a los Dread capsuleros con su carga de Dragones Llameantes.

   En mi primer turno de disparo pude eliminar 2 exploradores con Bolter y un francotirador, además de 2 motos con el Caballero, no hice primera sangre pero al menos estaba bien posicionado.

   Las dos capsulas con los Dread llegaron en el primer turno, cayeron sobre dos objetivos a puntuar por Bairon, uno en mi área de despliegue con el Dread Furioso y otro en su propia área con el Dread psíquico. Las motos avanzaron acercándose al Caballero, si bien no pudieron herir a nadie.

   Los Devastadores plasmeros lanzaron todo contra los Lanzas, pero los esquivos en un golpe de suerte salvaron a 3+ la friolera de 8 heridas de una sola tacada. El Dread Furioso en mi área de despliegue disparo sobre el Consejo, que gracias a sus poderes no sufrió bajas.

   Ya en mi turno las motos que habían hecho rompe lineas volvieron a toda mecha a la seguridad de mi área de despliegue, los Lanzas envolvieron a los Devastadores antes de asaltarlos y eliminar a todos (incluyendo el Bibliotecario asignado), el Caballero avanzaría hacía las motos eliminando una más; y los Dragones cumplieron de sobra volando por los aires el Dread Furioso de mi área de despliegue. Peor puntería tuvieron el Prisma y el Serpiente, incapaces de dañar al Dread Psíquico más allá de un superficial. Al menos había hecho primera sangre.

   El segundo turno de Bairon recibió la ayuda de las otras dos cápsulas, una aterrizó junto a mi Vyper (tenía que destruir un vehículo como objetivo táctico) y la otra tras mi Caballero donde se encontraba otro objetivo a tomar. Solo sus motos se movieron tomando distancia de mi Caballero. Su Dread psíquico se dirigió hacía los Lanzas con malas intenciones.

   Su turno de disparo fue muy discreto, la unidad de asalto junto a la Vyper si cumplió destruyendo el frágil vehículo, pero el resto del ejercito solo pudo eliminar dos motos de la unidad con cañones shuriken. Al Dread psíquico le fue mucho mejor, llego al asalto contra los Lanzas y pudo eliminar a todos en un gran turno de cuerpo a cuerpo.

Mi segundo turno y mi sugerentes caderas al fondo.
   
   Este turno sería clave, desde mi punto de vista, en la resolución de la partida. El Caballero redujo distancia con las motos, los Vengadores desembarcaron para fusilar una de las unidades de asalto con ayuda de las unidades pequeñas de motos. Y las tropas tras el edifico (un Falcón, el consejo y los Dragones) tomaron posiciones para hacer lo mismo con la otra escuadra.

   La fase de disparo salió según lo esperado: las dos unidades de motos se las apañaron solas para matar a los 5 marines de asalto y el Bibliotecario, dejando a los Vengadores libres para correr y acabar con las motos marines; el Serpiente y el Prisma eliminaron al Dread Psíquico y en el otro flanco los Dragones y las motos con Cañón Shuriken eliminaron a la otra escuadra de asalto, aunque el Biblio vivió para contarlo.

   Con muy pocas tropas ya sobre la mesa, llegó la Compañía de la Muerte, que desplego tras un edificio de mi flanco derecho cubriéndose todo lo que podían. Los disparos de los Devastadores con bolter pesado y los Francotirados se centraron en el consejo (tenía que matar un personaje) eliminando un Brujo; mientras su Biblio tomaba un objetivo cercano dando un punto más a Bairon.

   Yo tenía claro que tenía que eliminar a la Compañía de la Muerte antes de que pudieran asaltar, por lo que las motos con Cañón Shuriken y el Prisma maniobraron para ello. También tenía que destruir un vehículo y un psíquico; por lo que los Dragones irían a por la capsula en mi zona de despliegue y el Falcón y el Consejo a por el Biblio.

   La fase de disparo fue dispar, pude eliminar a toda la Compañía de la Muerte con los Cañones Shuriken y el Prisma, menos al Capellán que salió vivo. Pero el Bibliotecario sobrevivió gracias a la cobertura de la Capsula de las atenciones del Falcón y el Consejo, negándome un punto.

   A estas alturas la partida estaba muy acabada, Bairon retiro al Capellán hacía sus lineas, tras los Devastadores para negarme el punto de Señor de la Guerra. El Bibliotecario intentaría asaltar a los Dragones, muriendo en el proceso (tenía que lanzar un desafío), y los disparos se centraron el Caballero que ya estaba muy encima, sin poder dañarlo.

   En mi turno me centre en sumar puntos de aniquilación, eliminando una de las unidades de exploradores con los Vengadores y a la unidad de Devastadores con el Caballero Espectral al asalto.

   Los dados decidieron que la partida se quedaba ahí, y solo quedaba contar puntos. Curiosamente, por objetivos tácticos, Bairon me había ganado 8 a 6. Pero cuando contamos los puntos de Aniquilación, remonte hasta ganar por 19 a 11. Una partida muy entretenida contra un rival de los que da gusto jugar.

   Mientras, la segunda ronda se desarrollaba a nuestro alrededor:

Keyan se las veía contra la cohorte Necrona de Redentor
Lord Príncipe barría el campo de batalla con los Águilas Rojas de Lu a mayor gloría de Nurgle.
El Caballero Necron de Tulark encontraba su destino de forma épica:él y el Crusader se destruyeron mutuamente para que en la explosión cayese otro Caballero de la Casa Armatvs.
   Era la hora de contar puntos, comparar y entregar premios. Las clasificaciones quedan así:

Clasificacion individual:

Jugador    Puntos   Puntos Average
Keyan Sark   12       +18  (Campeón absoluto)  
Filantropolo  12       +5    (II Clasificado)
Lord Principe  9       +20  (III Clasificado)
Tulark             6       +14  (Señor de la Oscuridad)
Gorgoroth      6       +12  (Paladín de la luz)
Von Speek      6       +5
Lu                   6       -6
Redentor        0       -20
Bairon            0       -24
Buho              0      -25 (Cuchara de palo)

Clasificación por bandos:
Bando Imperial - Aliados 36 puntos
Bando Caotico - Aliados 21 puntos

Clasificación de pintura:
Filantropolo 17 puntos (Mejor ejercito)  
Keyan Sark 11 puntos
Von Speej 11 puntos
Tulark 8 puntos (uno de ellos dado a si mismo xD)  
Lu 4 puntos
Lord Principe 4 puntos
Gorgoroth 3 puntos
Bairon 2 puntos

   Así que, cansados pero orgullosos de nuestras tropas, y tras un intenso y divertido día de frikeo, era hora de repartir los diplomas que se había currado mi chica amablemente... eso si, los diplomas tuvieron que ser entregados en la calle ya que nos pilló el toro con la hora.

Los últimos serán los primeros, Buhó repite su cuchara de palo.
Los Caballeros de la Casa Armatvs fueron claros ganadores de pintura.
Gorgoroth se alzo como Paladín de la luz, siendo el mejor de su bando (fuera de los tres primeros)
Tulark hizo lo propio, convirtiéndose en Señor de la Oscuridad
Lord hizo un meritorio tercer puesto.
Polo repitió diploma como segundo clasificado.
Y para sorpresa de propios y extraños, Keyan Sark se alzó como Campeón absoluto. Tras semejante proeza, amenazo con retirarse en la cumbre,
   No me queda más que agradecer una vez más la asistencia a todos y cada uno de los participantes, añorar la participación de Will, Igcaspe, Crom, Inpardos, Gonfrask, Shargaz y otros tantos que me dejo que por un motivo u otro no pudieron acompañarnos.

   Ahora a hacer más llevadera la espera con el Interludio de Bilbao y esperar al año que viene para ir a por el VIII Torneo de La Armada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada